¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web y mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

   Más información - Aceptar.

HISTORIA DEL CRCC

 
 
 

El CRCC se funda el 7 de Octubre de 1979, momento en el que se inicia la construcción del que posteriormente sería su sede social. Es durante la temporada 79-80 cuando el club se inicia en el mundo de la competición y durante diez años será uno de los referentes del remo gallego, tanto en Galicia como a nivel nacional, a través de los campeonatos de España en los que participa. En Galicia, desde sus inicios, tiene el mérito de ser el mejor club de la zona territorial norte de la Federación Gallega de remo, mientras que a nivel nacional cuenta con nueve participaciones en otros tantos campeonatos de España de traineras en los que siempre se clasificó entre los siete primeros excepto en 1989 que consiguió el cuarto puesto.

Durante sus primeros años de vida, la trainera es la embarcación por excelencia a la que el club dedica todos sus esfuerzos. El club asiste al nacimiento de muchas de las actuales pruebas del calendario oficial de remo, tales cómo: a Bandeira Conde de Fenosa, a Bandeira Diputación de A Coruña, a Bandeira del Corte Inglés, a Bandeira Xunta de Galicia o la Bandeira Teresa Herrera, en alguna de las cuales consigue inscribir su nombre entre los ganadores. A partir de 1990 el club sufre su primera crisis de remeros ya que el nivel de competición que se comienza a dar tanto en el remo gallego como en el nacional exige un mayor sacrificio por parte de los remeros y un entrenamiento más serio, planificado y de la mano de entrenadores que conozcan bien las peculiaridades de este deporte.

Por otro lado, la dependencia económica de instituciones como la Xunta de Galicia, la Diputación Provincial o el Ayuntamiento no permite al club conseguir medios suficientes para afrontar la renovación de las embarcaciones: nuevas traineras van apareciendo en el mercado, embarcaciones cada vez más competitivas que evolucionan desde la madera al poliéster, pasando por fibras mixtas hasta llegar a las actuales embarcaciones de carbono. Esta falta de ayudas unida a la imposibilidad de encontrar en la comarca un patrocinador que ayude a sufragar los gastos que genera tener unas instalaciones propias, junto con la dependencia económica de los premios conseguidos cada temporada traen consigo una nueva crisis que en el año 1992 obliga al club a permanecer cerrado toda la temporada.

A finales de 1993 se produce un cambio en la directiva de la entidad, poniéndose al frente del club los remeros de más antigüedad. Estos hacen por primera vez en la historia del club un planteamiento serio del fomento de la cantera a través de un convenio suscrito con el Ayuntamiento de Boiro, que más tarde dará lugar a la Escuela Municipal de Remo. Se prepara un proyecto de adecuación y mejora de las instalaciones, se programa la renovación de las embarcaciones para adaptarse a las necesidades de la competición y se trabaja para diversificar las actividades del club con la intención de ofertar a los chicos otro tipo de actividades complementaria al remo. Los resultados de este proyecto están dando sus frutos desde el año 1998, y tanto en las categorías infantil como cadete y juvenil masculina y femenina, el club de remo Cabo de la Cruz estuvo representando a Galicia en los distintos campeonatos de España que se celebraron, obteniendo en bateles y trainerillas numerosas medallas. Algunos de los remeros del CRCC formaron parte del Centro Gallego de Tecnificación Deportiva de Pontevedra, donde se practica remo olímpico, llegando al más alto en campeonatos de España, e incluso a representar al equipo nacional en varios campeonatos del mundo juvenil.

El 2003 va a pasar a la historia del CRCC y a la historia del remo en banco fijo, porque es en dicho año cuando se constituye la ACT (Asociación de Clubes de Traineras) de la cual Cabo da Cruz es socio fundador. El club se mantuvo en la máxima categoría desde su creación en 2003 hasta el 2008. Durante este periplo, su mejor resultado llegó en 2004 donde logró la bandera de Hondarribia. En el que a la clasificación general se refiere, su mejor puesto fue en 2006, cuando ocupó la quinta plaza. En 2008, tras ser novenos, desde el club se decidió no continuar en la liga por razones deportivas, pero tres años más tarde pelearon en el playoff por recuperar su puesto.

2013 fue otro año histórico por varios motivos para el club, puesto que por primera vez en la historia un club gallego lograría sacar dos traineras masculinas al agua, fruto del intenso trabajo de cantera que el club lleva a cabo. Ambas competirían en la liga Gallega de Traíñas (LGT), una en la LGT-B y otra en la liga LGT-A. Esta última, en aguas de Portugalete tras una temporada para el recuerdo certificaría el ascenso a la liga San Miguel (ACT), tras un ajustadísimo playoff. En su regreso a la máxima categoría, conseguiría en 2014 ser el equipo revelación de la temporada y llevar la cuarta posición en la clasificación de la liga San Miguel (ACT), mejor clasificación en la liga hasta la fecha.

En la actualidad y rematada la temporada 2018, el club sigue compitiendo con su primer equipo en la liga Euskolabel (ACT), donde catorce años después y en el mismo escenario que en el 2004, Hondarribia, volvió a conseguir ganar una bandera de la liga ACT. Así también, el equipo que compite en la liga LGT consiguió el ascenso a la primera división del remo gallego, volviendo así a escribir nuevas páginas de historia para el club y el remo gallego.